Cómo evitar los impagos y reclamar el cobro de tus deudas

Las consecuencias de la crisis se han visto desde el primer momento y se han agravado en todos los sectores, provocando en algunos casos una situación insostenible. En el sector servicios e industrial, uno de los mayores problemas es el impago de facturas por parte de clientes, tanto públicos como privados.

 

cobro de deudas
Cuando trabajamos con un nuevo cliente es recomendable conocer su solvencia

 

Para evitar trabajos no abonados o para conocer los pasos de cómo cobrar esas deudas, Iconestudio quiere darte algunas claves que pueden orientarte en estas situaciones incómodas.

Al comenzar, siempre nos tenemos que adelantar al problema. La confianza puede ser uno de nuestros enemigos. Por ello, cuando trabajamos con un nuevo cliente es recomendable conocer su solvencia económica para asegurar los pagos de nuestros servicios. Para saber si tienen deudas pendientes, consulta en las páginas de registros de morosos como pueden ser ASNEF o RAI.

Si no se encuentra en estas listas, formaliza las negociaciones con un contrato, que te servirá de prueba en el caso de tener que reclamar una factura impagada.

Cuando el servicio ha terminado y no has recibido el pago, es el momento de interpelar. Recuerda que el proceso de reclamación de una factura prescribe entre los 3 y los 15 años, dependiendo del caso.

Cómo afrontar un conflicto

Nosotros aconsejamos empezar por la vía amistosa, para esclarecer el motivo del impago. Ponte en contacto con tu deudor a través de un burofax con acuse de recibo, informándole de la situación, aportándole los datos de la factura y el plazo que dispone para abonarla.

Si no hay contestación o se niega a pagar la deuda, consulta con un abogado y emprende el proceso monitorio o, lo que es lo mismo, una reclamación formal en los juzgados de Primera Instancia. Aquí tienes que presentar toda la información del burofax, las facturas impagadas y el contrato, para reflejar que tenías una relación laboral y que, al no percibir el abono de tus facturas, has intentado una negociación amistosa sin éxito con tu deudor. Obviamente, esta vía es el último recurso para cobrar tus deudas, pero en muchas ocasiones es la más efectiva.

Si te ha gustado compártelo 🙂

Related posts

recibe nuestras
publicaciones

Deja un comentario