5 tips para evitar el dolor de espalda en la oficina sin ver afectada tu productividad laboral

5 tips para evitar el dolor de espalda en la oficina sin ver afectada tu productividad laboral

En España, 1 de cada 5 personas padecen dolor de espalda provocados por el sobreesfuerzo o por malas posturas. Este problema provoca que los trabajadores tengan que darse de baja y, por lo tanto, disminuye la productividad laboral. Los dolores de espalda en la oficina pueden evitarse con unos sencillos pasos que ayudaran a ejercitar y relajar la musculatura. ¿Cómo evitar el dolor de espalda en el trabajo?

Evitar el dolor de espalda en la oficina
En el día a día de nuestra vida laboral en la oficina podemos pasar sentados el 90% del tiempo. Es importante realizar una serie de pasos que te ayudarán a evitar estos molestos síntomas.

En el día a día de nuestra vida laboral en la oficina podemos pasar sentados el 90% del tiempo. Aunque en un principio parezca que es una postura más cómoda que estar de pie, no significa que evites los dolores de espalda o piernas. Es importante realizar una serie de pasos que te ayudarán a evitar estos molestos síntomas.

¿Cuáles son esos pasos?

  1. Tu espacio de trabajo: asegúrate que tu espacio de trabajo es el adecuado. El escritorio no debe ser ni muy alto ni muy bajo, ya que te obligará a adoptar posturas incomodas que te pasaran factura muy pronto. Tu silla es mejor que sea regulable en altura para adaptarte a la mensa. Regúlala para que tus pies se posen por completo en el suelo o en un reposapiés y que los brazos puedan apoyarse cómodamente en la mesa. Además, utiliza sillas de respaldo alto para poder reposar la espalda por completo.
  2. Muevete en tu rutina: prográmate pequeños descansos para levantarte y estirar la espalda, caminar un poco, en definitiva, movilizar el cuerpo para desentumecerlo y liberar la tensión acumulada de los músculos por la postura.
  3. Cuidado a la hora de coger peso: en ocasiones hay que elevar alguna caja u otro objeto que tiene un peso considerado. Recuerda que si pesa mucho ayúdate de un carro o que otro compañero te eche un cable. Si el objeto pesado esta en el suelo, dobla las rodillas antes de cogerlo para evitar posibles lumbagos.
  4. Haz ejercicio diario: el deporte va a favorecer a nuestro cuerpo. Existen una infinidad de actividades, puedes seleccionar aquellas que se adaptan a tus necesidades. Realiza, sobretodo, deportes que te ayuden a estirar y fortalecer la musculatura para que el cuerpo no sufra tanto cuando estás sentado mucho tiempo. Los ejercicios te ayudara a reducir considerablemente los dolores de espalda en la oficina.
  5. Visita al quiromasajista o al fisioterapeuta: si después de haber hecho los pasos anteriores empiezas a tener molestias en la espalda, acude a un especialista para que te ayude a evitar o eliminar las contracturas, las tendinitis o el lumbago y poder realizar tu día a día profesional y personal sin complicaciones.

Recuerda: cuida tu espalda para tener siempre una buena salud.

 

Si te ha gustado compártelo 🙂

Leave a Comment