El motor de agua, ¿posible solución para el cambio climático?

No se trata de un deseo de futuro sino más bien un invento del pasado, además de un orgullo patrio decir que un ingeniero español anda detrás de este invento. Pero, ¿sería esta la solución para el cambio climático? Y si fuera así, ¿por qué no se ha utilizado aún? ¿Hay algo oculto detrás?

El motor de agua
Motor de agua.

Los vehículos a motor que utilizan el agua como único combustible han sido objeto en las últimas décadas de multitud de publicaciones en revistas científicas y patentes internacionales. Los medios de comunicación se han hecho eco en repetidas ocasiones de este invento incluso han aparecido leyendas urbanas que circulan en masa por internet apoyadas en conspiraciones de las principales corporaciones petroleras para conservar su negocio. Y todo esto sin contar que varios proyectos de crear un motor de agua han quedado en burdas estafas a ilusos inversionistas.

Para conocer el inicio nos remontaremos 40 años atrás, exactamente a 1970, cuando un científico extremeño creó su motor usando H2O como único combustible. Arturo Estévez hizo funcionar un motor alimentado con agua y unas bolitas de un mineral “secreto” que, al parecer, según la impresión de los científicos, sería boro, el cual hacía que la máquina consiguiera hidrógeno del agua para su combustión.

El motor de agua
Invención del motor de agua

Hasta aquí todo bien pero, para saber si este sistema puede llegar a ser un sustitutivo, es preciso calcular la cantidad de energía que produce este sistema en comparación con un combustible como un motor de gasolina. Para los interesados en entrar en números, el cálculo podéis encontrarlo aquí. Para el resto os resumo que el gran problema de esta máquina no es el agua sino el precio y la cantidad necesaria de boro para conseguir el mismo resultado que con la gasolina. Contando con que el boro se puede conseguir a unos 4€/gramo, para lograr la energía similar a la de un tanque de gasolina el precio rondaría los 240.000€.
Aquí está la razón que desacredita a toda teoría conspiranoica.

La abundancia y bajo coste del agua sumado al nulo impacto medioambiental son la base para perseguir este sueño. Según palabras de la investigadora del CSIC Loreto Daza Bertrand “Quien tenga hidrógeno mañana será quien domine el mundo”.

¿Se puede utilizar el agua como combustible?

El agua está compuesta por dos terceras partes de hidrógeno, el cual sí es un gran combustible. El problema es que ese combustible está oxidado por la acción del otro componente (el oxígeno), por lo que esto lo inhabilita como tal. Para conseguir la combustión es preciso extraer el hidrogeno del agua mediante la electrólisis, reacción en la cual se basan la mayoría de proyectos puestos en marcha hasta hoy.

Una alternativa pero de futuro

Según la comunidad científica, en teoría, sería viable obtener energía nuclear por fusión del agua, pero ninguno de los desarrolladores de motores que utilizan como único combustible el agua ha mencionado aún la fusión nuclear como el sistema de funcionamiento de su sistema. La investigación de la fusión con finalidad militar se inició en los años 40 y aún prosigue sin resultados concluyentes para su uso cotidiano. Hasta el día que esto ocurra tendremos que seguir poniendo la mirada en las energías renovables no contaminantes, exigiendo a nuestros gobiernos que apoyen e incentiven su uso para hacer entre todos un modo de vida más sostenible.

 

Si te ha gustado compártelo 🙂

 

Deja tu comentario