¿Estás seguro que no sufres de procrastinación? No dejes que arruine tu trabajo

La procrastinación es una serie de síntomas que provocan la falta de concentración o motivación en nuestro día a día, llegando a crearnos serios problemas. Cada vez más gente padece estos síntomas provocados por diversos factores que rodean el actual estilo de vida de las personas. ¿Padeces de procrastinación?

procrastinación
La procrastinación suele verse más reflejada en el ámbito laboral, donde tenemos cientos de tareas importantes que realizar

En las últimas décadas el número de tareas que debemos realizar se ha triplicado como consecuencia, en su mayor parte, del volumen de trabajo que nos exigen o nos exigimos, del cuidado de la familia y realizar diversas gestiones del día. El problema reside en que no solemos prestar atención por partes iguales a cada una de las tareas, si no que focalizamos muchos de nuestros esfuerzos a aquellas cosas que más nos satisfacen y dejamos para después otras tareas igual de importantes pero que se nos hacen más pesadas. Esto es lo que se llama procrastinación.

La procrastinación suele verse más reflejada en el ámbito laboral, donde tenemos cientos de tareas importantes que realizar y, en muchas ocasiones, las dejamos a medias o para otro momento en el que tengamos “más ganas” de trabajar. Para sustituir esas actividades que menos nos llaman buscamos otras cosas que hacer. Lo más frecuente suele ser revisar el correo electrónico cada cinco minutos para comprobar que no nos saltamos ninguno nuevo o, la pesadilla de los jefes, revisar las redes sociales para seguir informado en nuestra jornada laboral sobre las últimas actualizaciones de nuestros contactos.

Esto puede perjudicar a nuestro negocio o empleo e incluso a las relaciones familiares. La procrastinación puede convertirse en un serio problema si no sabemos frenarlo a tiempo y realizamos las actividades en su momento y no más tarde.

Échale un ojo a estos 10 tips para luchar contra la procrastinación.

¿Pero por qué se padece procrastinación?

Para solucionar el problema debemos conocer las causas que lo provocan. Partiendo de la base de que vivimos en un mundo donde la avalancha de sentimientos, tanto positivos como negativos, nos invaden debemos ser conscientes de cuáles nos afectan más en nuestro día a día y ponerlos remedios. Por ejemplo, puedes padecer estrés, miedo al fracaso, carecer de motivación o disciplina, obsesión con terminar a la perfección el trabajo, falta de concentración…, y la lista continúa.

¿Cómo se puede solucionar?

La sobrexposición a estímulos desembocan en problemas como la falta de concentración. Este tipo de situaciones podemos erradicarlas empezando por apartar de nosotros aquellas cosas que impiden o limitan la concentración como la televisión, el móvil, las redes sociales,…

El estrés que provoca el desconcierto y la falta de concentración podemos reducirlo con la meditación o el deporte.

Si aun así la cosa persiste, lo mejor que puedes hacer es pedir ayuda a un especialista, que te guiará para solucionarlo.

Recuerda que todo tiene solución. Solo hay que buscarla, así que no lo dejes para mañana.

Si te ha gustado compártelo 🙂

Related posts

recibe nuestras
publicaciones

Deja tu comentario