¿Cómo mejorar la concentración en el trabajo? Aprende a relajar tu mente

Nuestra mente funciona como el disco duro de un ordenador: introducimos muchísima información de manera que si no se procesa o se elimina información antigua, al final acaba por bloquearse. Si nuestra mente se bloquea no seremos capaces de tomar decisiones correctamente ni sacar el trabajo adelante. ¿Cómo se puede evitar una saturación en nuestra mente?

concentración en el trabajo
Si nuestra mente se bloquea no seremos capaces de tomar decisiones correctamente ni sacar el trabajo adelante.

El ejercicio físico es muy bueno para el organismo porque libera toxinas y ayuda a reducir el estrés. Pero el cerebro sigue trabajando y se necesitan otros métodos para ayudarle a relajarse. Uno de los más efectivos es la meditación, la cual tiene muchas ventajas y es fácil de realizar.

¿Cómo ayuda la meditación al cerebro?

Esta técnica milenaria ofrece a la persona que lo practica una capacidad de concentración en el trabajo mayor a una persona estresada. La meditación ayuda a enfrentarse a los problemas de una manera más calmada y con una mente abierta, lo que facilita las decisiones importantes.

A su vez tiene efectos importantes en el resto del cuerpo, como relajarse.

No se requiere demasiado tiempo para realizar la meditación y se puede ejercer en cualquier espacio y momento, ya sea en casa, en el trabajo o paseando por la calle.

Antes de la meditación

Es importante tener claro algunos aspectos:

  1. Tiempo. No todo el mundo dispone del mismo tiempo. Lo recomendable es hacer mínimo cinco minutos al día. También está la opción de realizar meditación varias veces al día con una duración de 5-10 minutos.
  2. Espacio. El lugar de meditación es muy importante para ayudar a la concentración. No existe un estándar, el espacio adecuado debes elegirlo tú. Debe ser un lugar en el que te sientes a gusto, tranquilo, cómodo. Puedes crearlo en un rincón de tu casa u oficina, o bien, desplazarte a un parque o playa.
  3. La meditación es algo interno y personal, por lo que no es necesario repetir en voz alta los mantras. Simplemente con repetirlos en tu cabeza es suficiente. De esta manera, podrás meditar en el metro, por ejemplo.
  4. La respiración es una parte importante de la meditación, ya que nos marcara un ritmo y ayudará a la concentración y la relajación. Recuerda respirar tranquilamente y profundo.

¿Cuál es la mejor meditación?

Existen multitud de tipos de meditación y cada persona debe practicar aquella que mejor resultado le proporcione. La más habitual es la meditación a través de mantras. Estas son palabras o frases que se repiten una y otra vez para conseguir que la mente se centre en esas palabras y deje de pensar en otras cosas.

El yoga o el Tai Chi son dos métodos de meditación enfocados en el cuerpo. Usan estiramientos, movimientos lentos, fijación postural, control de la respiración…, teniendo siempre en mente la visión del cuerpo y sintiendo el flujo de energía en cada una de las fases.

La meditación basada en el corazón es muy común en muchas religiones y no te resultará tan lejana. Ciertas oraciones cristianas y meditaciones budistas son algunas de ellas.

Algunos tipos de meditación se centran especialmente en la mente. La meditación trascendental, la budista y la hindú son claros ejemplos de ello.

Hoy en día podemos encontrar muchos centros cerca de nuestro entorno donde aprender y practicar una vida enfocada al equilibrio del cuerpo y la mente. Una nueva vida que nos hará ser mejores y más productivos a la hora de alcanzar nuestros objetivos.

Si te ha gustado compártelo 🙂

Related posts

recibe nuestras
publicaciones

Deja tu comentario