Responsive design o cómo evitar perder clientes por una mala visualización de tu web.

La forma en que accedemos a Internet ha cambiado en la última década. Hasta la aparición de los smartphones, la mayoría de internautas accedían a Internet desde sus ordenadores de sobremesa o portátiles, por lo que todas las webs existentes debían adaptarse a unas dimensiones de resolución de pantalla mínimas que rondaban los 1024 pixeles de ancho.

diseño web adaptativo
Con el diseño web responsive, el dispositivo adapta el contenido de la web a su resolución de pantalla, el servidor detecta qué dispositivo es el que pide la información y le envía el diseño adaptado a su resolución de pantalla.

Para empezar debemos tener en cuenta que hoy en día el uso de los smartphone ya supera al uso del ordenador para conectarse a internet, y por ello, toda página web o tienda online debería estar preparada para adaptarse a los diferentes dispositivos que los usuarios utilizan.

Actualmente existe un amplio abanico de posibilidades para acceder a la red: desde los 2304 px del televisor 4k hasta los 480 px de muchos dispositivos móviles, por lo que se plantea el siguiente dilema…

¿Cómo hacer el diseño de nuestra web adaptativo a las diferentes plataformas de visualización?

A medida que pasan los años, vamos observando que la importancia de los smartphones son cada vez mayores. El 84% de los usuarios utilizan su teléfono para conectarse a internet. Por esta razón, las empresas u organizaciones que posean un comercio electrónico o una página web deben adaptar su diseño a todos los dispositivos con los que puedan acceder a Internet. Para ello podemos optar por crear una web para cada dispositivo o elegir lo que se conoce como diseño web responsive design o adaptativo.

¿Posees un diseño web responsive o adaptativo?

Con el diseño web responsive, el dispositivo adapta el contenido de la web a su resolución de pantalla, el servidor detecta qué dispositivo es el que pide la información y le envía el diseño adaptado a su resolución de pantalla. De esta manera un único desarrollo sirve para mostrar la web de forma óptima en todos los dispositivos disponibles. Sin embargo, si tu web carece de este tipo de diseño, Google podría penalizarla.

 ¿Qué ventajas aporta?

  • La navegación es más accesible, ya que se adaptan mejor los tamaños de letras y de fotografías a la resolución de la pantalla.
  • Se consigue una mayor velocidad de carga a consecuencia de que el contenido está estructurado de forma más correcta y sencilla.
  • La colocación de los botones y la aparición de menús desplegables más cortos facilitan la navegación.
  • Los costes se ven reducidos, ya que no se necesita desarrollar 50 páginas webs diferentes con el mismo contenido.
  • Las web con responsive design posicionan mejor en los buscadores.
  • Hace un tiempo, el buscador Google vio la importancia del diseño web responsive o adaptativo y quiso ayudar a sus usuarios proporcionando más información en los resultados de búsqueda. Cada vez que un usuario realiza una búsqueda con un smartphone o tablet, Google añade al lado de la descripción del contenido la frase “Mobile-friendly“, lo que significa que una página web está adaptada para los diferentes dispositivos y, por lo tanto, la navegación va a ser más cómoda. Además de esto, Google valora positivamente este sistema a la hora de asignar una relevancia a la web para posicionarla en sus resultados.

¿Tienes una web pero aún no está adaptada a las nuevas exigencias de los usuarios? Si quieres adaptar tu página web a un diseño responsive o adaptativo, no dudes y solicita un estudio grauito.

Si te ha gustado compártelo 🙂

Related posts

recibe nuestras
publicaciones

Deja tu comentario