Los Rodríguez 2.0: el negocio millonario de la infidelidad

Los Rodríguez 2.0: el negocio millonario de la infidelidad

Los Rodríguez siguen más vivos que nunca en la era digital. La tentación de buscar contacto esporádicos con mujeres u hombres se acentúa cuando la pareja está lejos. La proliferación de páginas para la infidelidad mueve millones de dólares cada año, un negocio demasiado rentable. Ante este hecho, el descubrimiento de las relaciones extramatrimoniales también ha sabido crearse un hueco en el mundo de los negocios online. ¿Sabes cómo?

contactos con mujeres en Madrid
La proliferación de páginas para la infidelidad mueve millones de dólares cada año, un negocio demasiado rentable.

Cuando la infidelidad se convierte en negocio.

Cada vez existen menos aspectos de nuestras vidas que se quedan al margen de los nuevos negocios en Internet y desde hace unos años le toco el turno a la infidelidad.

En la última década y con la explosión del auge de Internet, se han creado nuevas empresas para poder satisfacer determinadas necesidades como son las relaciones personales, creándose así un mundo que mueve millones dólares al año, según un artículo de la revista Bloomberg Businessweek.

Dejando a un lado las páginas de contactos profesionales con mujeres en Madrid o a nivel nacional, páginas como Victoria Milan, Ashley Madison o Second love, algunas de las web más famosas de infidelidad, han sabido sacarle partido a esas relaciones extramatrimoniales. Bajo los lemas “Coquetear no es solo para solteros” o “¡Revive la pasión, encuentra una aventura!”, han transformado el significado de los años 60 de la expresión ‘estar de Rodríguez’.

Pero no sólo se benefician aquellas empresas que promocionan la infidelidad, otros negocios saben sacarle rentabilidad a la otra cara del engaño sentimental: el destape de la infidelidad. Es el caso de qoqoriqo, una aplicación online que permite saber, a través de un número de teléfono o correo electrónico, si tu pareja tiene una aventura.

También existen personas que no se han posicionan en ninguno de los dos lados de la infidelidad y han generado un negocio a partir de ello. Son los casos de algunos detectives privados, quienes ofrecen dos tipos de servicios: por un lado el de investigación, para averiguar si existe un engaño real, y por otro lado el de crear una tapadera a base de documentación falsa, para no ser descubierto en la infidelidad.

Aunque parezca que cada vez es más difícil descubrir una infidelidad, la verdad es que no. Antes uno se fijaba en los cambios de actitud de la pareja, del carmín del cuello de la camisa o del perfume. Ahora solo hay que mirar el historial de Internet, los mensajes de Whatsapp y las llamadas de móviles.

 

Si te ha gustado compártelo 🙂

Leave a Comment