Ventajas e inconvenientes de utilizar el menú hamburguesa en nuestra web

A la hora de diseñar una página web nos enfrentamos a duras decisiones que tomar. Una de ellas es cómo vamos a insertar las diferentes categorías y contenidos. Una posible solución para algunas webs es el menú “hamburguesa”. ¿En qué consiste y cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

Menú hamburguesa
Los menús son opciones imprescindibles que deberemos tener en cuenta a la hora de ordenar las categorías. Existen miles de posibilidades: desplegables, en el lateral…

Uno de los puntos más importantes que una web debe cumplir es la correcta estructuración de sus contenidos. Si los usuarios no pueden acceder adecuadamente a los servicios de tu página, van a abandonarla y probablemente no vuelvan.

Por esta razón hay que cuidar la forma y el diseño que utilizamos. Para ello existen una serie de “templates” y múltiples opciones para organizar correctamente todos los contenidos que se incluyan en la página web.

Los menús son opciones imprescindibles que deberemos tener en cuenta a la hora de ordenar las categorías. Existen miles de posibilidades: desplegables, en el lateral, visible en cualquier parte del contenido… A lo largo de los últimos años han ido apareciendo un número cada vez mayor de menús que presentan múltiples posibilidades.

Menú hamburguesa

“Hamburguesa”, el menú que hace las delicias de los diseñadores web

Con la mayor presencia, incidencia y actualización de los dispositivos móviles -smartphones y tablets, sobre todo-, han surgido otros menús más novedosos que se han trasladado a las webs. Uno de ellos es el llamado “menú hamburguesa”, una de las últimas tendencias en diseño web.

Con un nombre muy suculento, el “menú hamburguesa” se caracteriza por un menú desplegable. Para poder visualizarlo, hay que pulsar un icono consistente en tres líneas horizontales una encima de otra. Muchas personas han visto en este ícono un parecido a las hamburguesas. De ahí su nombre.

A pesar de que muchas páginas lo implementan en el diseño de sus webs, no quiere decir que nosotros debamos usarlo. Hay que comprobar si realmente es lo que queremos, si nos beneficia que el menú esté oculto tras ese ícono y si nuestros visitantes lo van a encontrar con facilidad. Este menú presenta unas ventajas y unos inconvenientes que vamos a analizar. A partir de ellos, cada uno es libre de decidir qué hacer con su utilización y cómo implementarlo.

Un menú con toques modernos

  • El menú se asocia con “actualidad”. Es un menú que se ha venido utilizando especialmente después del crecimiento de los smartphones. Utilizar esta herramienta puede darnos ciertos aires de modernidad que el cliente va a apreciar.
  • Se inserta de manera rápida. La mayor parte de los diseños de las webs ya llevan implementado este menú, por lo que no requiere conocimientos profundos para poder incluirlo en la página.
  • Rápido reconocimiento por parte de los usuarios. Aunque en un principio pudiera parecer complicado detectar la localización del menú, los internautas ya consiguen ubicarlo casi de manera automática

Menú hamburguesa

Mayor número de clicks para encontrar unas categorías escondidas

  • Más clics para acceder al menú. A muchos usuarios les gusta tener todo a la vista. Cuantos menos clics den, mejor. Después de estar horas y horas navegando por Internet, dar menos clics se agradece.
  • Nuevos usuarios no saben que eso es un menú. Los nuevos internautas -como gente mayor que accede por primera vez a la red- o gente que nunca ha accedido a nuestra web, podrían no detectar con tanta facilidad la localización de las categorías de nuestra página. Puede que no sepan que las tres líneas verticales sean realmente un menú. Esto podría perjudicarnos porque si no encuentran esas categorías que buscan, podrían acabar abandonando nuestro sitio.
  • Muchas páginas lo utilizan. Aunque pueda darnos una imagen de innovación, seremos solo “una página más que utiliza el menú que insertan todas las webs”. Es decir, este menú no nos permitiría diferenciarnos del resto de páginas.

Con sus ventajas e inconvenientes, hay que analizar si realmente nos va a rentar utilizar este menú tan “ofertado”. Al final lo que hay que hacer es tratar de conseguir la mejor experiencia posible del usuario en nuestra web, para que permanezca en ella y vuelva muchas veces más.

Si el “menú hamburguesa” no termina por convencernos, existen muchísimas posibilidades más que podríamos tener en cuenta. La mejor dependerá de cada página, sus propósitos y sus clientes.

Si te ha gustado compártelo 🙂

Deja tu comentario