Cómo hacer rentable todo el año un negocio estacional o en temporada baja

Con el verano llega y aparece una gran cantidad de negocios casi exclusivos para este período de calor. Cuando termina la estación, deben cerrar o reinventarse por no encontrar posibilidades de rentabilizarlo de otra manera. Sin embargo, existen múltiples formas de conseguir que nuestro negocio, ya sea estacional o se encuentre en una temporada baja, obtenga beneficios todo el año. ¿Cómo lo podemos hacer?

rentabilizar los negocios estacionales
Estas empresas deberán aprovechar esos períodos de escasas ventas para buscar nuevas salidas…

Queda poco tiempo para que finalice el verano y, con ello, muchos negocios tendrán que colgar su cartel de “Cerrado” por la imposibilidad de continuar rentabilizándolo el resto del año. Es el caso de los chiringuitos playeros o los quioscos de helados, que dependen de las condiciones meteorológicas de la zona en la que se encuentran.

Lo mismo ocurre con otras empresas en otros períodos del año, como las tiendas de disfraces, que obtienen sus mayores beneficios en Carnaval y Halloween, o las empresas dedicadas a los adornos navideños o a los abetos. Estas empresas tienen que innovar o renovarse para conseguir que su negocio no solo sea rentable un pequeño período de tiempo.

Aparte de estos negocios estacionales, existen otros que tendrán temporadas bajas, especialmente en verano o en la época navideña. Estas empresas deberán aprovechar esos períodos de escasas ventas para buscar nuevas salidas, arreglar errores o pulir cosas que no se han podido solucionar anteriormente.

En cualquier caso será obligatorio realizar una tarea muy sencilla. En las temporadas más altas habrá que guardar todo el dinero y recursos posibles y saber administrarlo adecuadamente. Tendremos que ser “hormigas” que recogen todo lo posible para sobrevivir en los períodos de mayor escasez.

Si nuestro negocio solo obtiene beneficios en una determinada época del año, tendremos que buscar alternativas y soluciones que nos permitan seguir con ese proyecto el resto del año:

Podemos expandir nuestros productos o servicios hacia el exterior. Hay que tener en cuenta que cuando aquí es invierno, en otras zonas del mundo es verano, por lo que podemos aprovechar esos períodos para rentabilizar nuestro negocio en el extranjero. También podemos intentar dirigirnos a otro público diferente que esté interesado en nuestros productos el resto del año. U otra buena alternativa sería ofrecer otro tipo de productos y/o servicios para que nuestros clientes puedan disfrutar de ellos todo el año. Un ejemplo de éxito de esto último es Kinder. Sus famosos “huevos Kinder” obtenían un gran volumen de ventas en aquellos períodos de frío y, a medida que iba llegando el calor, iban perdiendo ventas. De esta forma se reinventaron y lanzaron una nueva versión exclusiva del huevo Kinder para el verano, que era más resistente al calor, evitando que se derritiera tan fácilmente.

  • Alargar al máximo las temporadas

¿Que tu negocio tiende a perder rentabilidad al terminar el verano? Puedes aprovechar acontecimientos próximos u otros eventos para conseguir más beneficios. Por ejemplo, al finalizar septiembre, podemos aprovecharnos de días como Halloween, el ya célebre en España “Black Friday”, Navidad, Carnaval… De esta forma podremos seguir vendiendo nuestros productos, ofreciendo suculentas ofertas que aumenten nuestras ventas.

rentabilizar los negocios estacionales

  • Crear un negocio complementario

Podemos utilizar nuestro proyecto estacional para crear otro complementario que sí funcione el resto del año. De esta forma podemos aprovecharnos de uno para conseguir beneficios en otro. Por ejemplo, si nuestra empresa se dedica en verano a los helados de chocolate, en invierno podemos aprovecharnos de todos nuestros logros en este negocio y crear otro para elaborar, por ejemplo, chocolate caliente. De esta manera continúamos en cierto modo con nuestro proyecto y podemos seguir beneficiándonos de él, consiguiendo un mayor número de logros.

  • Sobre todo, innovar

Ante todo tendremos que ser creativos y pensar en la alternativa y solución más innovadora para seguir aprovechándonos de nuestro negocio todo el año. Podremos crear nuevas campañas que atraigan a masas de nuevos clientes o podremos hacer más atractivos nuestros productos, por ejemplo, explicando las ventajas y beneficios de consumir nuestro producto en un concreto período del año.

En cualquier caso, si se observa que ninguna opción es buena para tu negocio o que, después de utilizar una de ellas, no funciona y no se consiguen los resultados esperados, lo mejor será cerrar durante el tiempo que no resulta rentable el negocio. Será la mejor solución si no queremos incurrir en gastos innecesarios y en deudas que nos hagan perder mucho dinero.

Durante ese período de cierre o cuando un negocio abierto se encuentre en temporada baja, las empresas deberían utilizar ese tiempo para pulir fallos, arreglar errores y buscar nuevas soluciones y alternativas para mejorar nuestros servicios cuando llegue la temporada alta. Se trata, a fin de cuentas, de conseguir rentabilizar nuestro negocio de la mejor manera posible.

Si te ha gustado compártelo 🙂

Deja tu comentario