La verdad sobre el 5G: Todo lo que necesitas saber y cómo nos afectará

Muchos ya habréis oído noticias sobre el 5G , pero quizá aún no os queden claras todas las condiciones y opciones que va a generar la llegada del 5G. Por eso en este post, queremos resumiros la “realidad” que rodea a esta nueva tecnología, evitando así grandes sobresaltos y falsas esperanzas.

La llegada del 5G está más cerca, y ya empezamos a notar cambios en las estrategias de proveedores y clientes.
El 5G conlleva un nuevo concepto de velocidad y capacidad.

¿Será más rápida?

La primera pregunta, obviamente, es relativa a la velocidad. Os adelantamos que sí, aumentará la velocidad. El 5G utiliza una cantidad de frecuencias mucho mayor que su predecesor, por lo que realmente notaremos el cambio en nuestros dispositivos. Aunque es necesario recalcar que el cambio será gradual. Al igual que la llegada del 3 y 4G fue repentina, el 5G se irá abriendo paso poco a poco, lo que quiere decir que la velocidad de transmisión irá aumentando con el tiempo.

¿Cuándo dispondremos de ella?

Otra de las grandes preguntas es la fecha de su llegada. En este caso la respuesta es que aún tendremos que esperar un poco. 2018 es la año previsto para su estandarización, lo que significa que a lo largo de 2019 podrán empezar a disfrutar de esta nueva tecnología, aunque se calcula que será en 2020 cuando la mayoría de los usuarios y dispositivos se encuentren en posibilidades de hacerlo.

¿Se acabarán los típicos problemas de conexión?

Quizá la última pregunta es relativa a la solución de problemas que genera la cobertura actual. La respuesta es positiva. Aunque no todo son ventajas, a priori el 5G va a resolver algunos de los problemas “típicos” de la red actual. Por ejemplo, el actual reparto de señal. Mientras que ahora la antena divide la señal entre los dispositivos que solicitan conectarse a su alrededor, el 5G enviará señal a todos los dispositivos sin dividirla, lo que es un alivio teniendo en cuenta que cada vez es más común contar con más de un dispositivo conectado.

¿Existen datos reales de sus resultados?

Para los más técnicos, hablaremos también de velocidad. Mientras que actualmente, la red 4G LTE admite unos 21 Mbps (hasta 40 Mbps en algunos países asiáticos), el 5G permitirá el uso de hasta 10 Gbps. Esto supondrá una enorme subida de velocidad, pero también de capacidad, lo que es igual de importante. Podría decirse que el objetivo de este nuevo estándar no es solo aumentar la velocidad, si no el de llevar la conexión de alta velocidad a todos los puntos posibles, aumentando enormemente las capacidades en zonas rurales, antes afectadas por los problemas clásicos de cobertura.

La llegada del 5G no solo afectará a la velocidad de conexión de nuestros dispositivos. Las propias operadoras tendrán que lidiar con está tecnología, ya que para su uso, se necesitará instalar más antenas repetidoras. Esto por supuesto, afectará al enfoque de temas como la elección del operador, la contratación de servidores y hosting, y por supuesto, la elección dispositivos, así que os recomendamos que permanezcáis atentos a las posibilidades que pueden desarrollarse a lo largo del año.

¿Por qué ahora?

El “Internet de las cosas” (IoT, para que os vayáis familiarizando con el término) será el gran beneficiado, y por lo tanto, nuestras posibilidades y opciones como clientes. Quizá el sector en el que más notamos la evolución de la tecnología sea el de las televisiones, y es ahí donde los operadores tendrán que pelear. Todos querremos ver llegar esa imagen 4K a nuestros dispositivos y el 5G va a favorecer este momento. Aunque sobre todo, satisfará la posibilidad de utilizar montones de nuevos dispositivos que contarán con conexión. Ahora que tu coche, tu reloj, tu nevera y por supuesto tu smartphone, disponen de conexión, necesitarás 5G.

 

 

 

Deja tu comentario