¿Qué gastos puede deducirse un autónomo? Conoce cuáles son y empieza a disfrutar de ellos

No todo en la vida de un autónomo es pasar por caja. También existen pequeñas ventajas que hacen que puedan vivir más desahogados. Nos referimos a los gastos que una persona por cuenta propia puede deducirse, siempre y cuando esté relacionado con su actividad profesional. ¿Qué puede deducirse un autónomo?

Qué gastos puede deducirse un autónomo
No todo en la vida de un autónomo es pasar por caja. También existen pequeñas ventajas que hacen que puedan vivir más desahogados.

Muchas personas llevan en la sangre ser emprendedores pero les echa para atrás la infinidad de cuotas y pagos que tienen que abordar en el momento de hacerse autónomos. Sin embargo, existen determinados gastos que se pueden deducir y, por lo tanto, se paga menos. Muchos autónomos desconocen lo que deduce y lo que no. ¿Quieres saberlo? Aquí os mostramos una lista para que tengáis una idea.

Antes de todo tienes que tener en cuenta tres factores importantes:

  1. Todos los gastos a deducir deben estar relacionados con tu actividad empresarial.
  2. Los gastos que quieras deducirte tienen que estar registrados en tus libros de contabilidad como gastos.
  3. Para que esté en orden todo, tienes que tener una factura por cada gasto deducible, cumplimentada correctamente.

Una vez que cumplas con estas tres condiciones, ¿qué puedes deducirte?

  • El alquiler y los cánones: alquiler del local, servicios bancarios, seguros del establecimiento…
  • Sueldo de los trabajadores así como sus indemnizaciones, sus dietas, seguros de accidentes…
  • Consumo de explotaciones que se refiere a los materiales y maquinaria que utilizas.
  • Los gastos financieros como intereses de préstamos o créditos.
  • Cursos que sean para la formación profesional.
  • También el IVA soportado de aquellas compras que las ha realizado el autónomo.
  • Los viajes de negocios se pueden deducir, siempre y cuándo, se especifique claramente que es de carácter de trabajo. En ello entra, los taxis, los hoteles y las dietas.
  • Si en tu empresa utiliza un vestuario que sea un uniforme u otras prendas que posean el anagrama de tu negocio, también, se considera un gasto deducible para los autónomos.

¿Pero si trabajo desde casa?

Este caso se da un amplio porcentaje de personas porque son freelance y pueden desarrollar su trabajo desde casa. Por ello, solo te podrás deducir hasta un 50% de los gastos relacionados con la actividad que desempeñas.

¿Cómo sé qué tanto por ciento he de poner?

Se determina qué porcentaje puedes deducirte en función de cuál es el tamaño de la parte de la casa que utilizas para trabajar.

Como podéis ver, se pueden deducir muchos gastos. Siempre que tengas dudas, Iconestudio te recomienda que hables con tu gestor que te proporcionará todos los detalles para llevar a cabo esta deducción de gastos.

Si te ha gustado compártelo 🙂

Deja tu comentario