Cómo relanzar mi empresa: Plan completo para inyectar aire fresco a tu negocio

La dinámica del día a día puede llevarnos a ser esclavos de nuestros propios hábitos durante meses o incluso años. En un mundo cada vez más cambiante es conveniente replantearse la gestión administrativa, comercial e incluso productiva de tu empresa. Pregúntate: ¿es hora de preguntarse cómo relanzar mi empresa? Conoce el plan definitivo para reflotar tu negocio.

como relanzar mi empresa
Invertir en un equipo fijo cualificado como estrategia para el relanzamiento de tu negocio

Abre la mente y vamos a auditar tu empresa partiendo de estos principios básico que te sugerimos a continuación:

Costes vs productos

Vamos a comenzar. Lo primero que tenemos que hacer es preparar un estudio completo de los productos y servicios que prestamos junto con los costes asociados que llevan. Como costes asociados entenderemos tanto la compra de materias primas, gastos de producción, packaging, transportes,… y todos los gatos asociados a las acciones comerciales y de distribución: personal, publicidad, …
De esta forma podremos valorar su rentabilidad y descubrir cuales de nuestros productos y servicios necesitan una revisión de los gastos que generan o incluso su eliminación.

Proveedores de toda la vida

Continuemos cuestionándonos las acciones poniendo en el punto de mira a nuestros proveedores habituales. Es común trabajar con proveedores por estar acomodados a ellos sin preguntarnos si son los que nos ofrecen las mejores condiciones. La competitividad, cada vez más agresiva, te influye a ti pero también puede beneficiarte al contar con ofertas alternativas a las que estás habituado. Compras, agencias de transportes, telefonía, compañías eléctricas, soporte informático, marketing y publicidad,… Todo es mejorable, dedica tiempo a buscar alternativas y gana dinero aumentando tus márgenes de beneficio reduciendo los costes.

Optimización de los recursos humanos

El siguiente paso es cuestionarnos los sistemas productivos de cada uno de nuestros departamentos. Estamos acostumbrados a trabajar de una manera pero eso no significa que sea la más productiva. Revisa las funciones del personal y su interacción con el proceso productivo y con el resto de compañeros. Al hacerlo, casi con toda seguridad, detectarás errores y costumbres a corregir para optimizar las horas de trabajo. No se trata sólo de hacer más productivo a nuestro personal sino también de mejorar su estado de ánimo minimizando situaciones de estrés y obteniendo una mayor implicación en el proyecto por su parte. Elegir el mejor camino para desarrollar una tarea es la base fundamental del sistema productivo y las relaciones laborales.

Reserva tiempo para el reciclaje

La formación continua es fundamental para sacar el máximo provecho de nuestro personal. Aprovecha los créditos formativos que le corresponden a cada trabajador para ampliar sus conocimientos en el campo que más te interese. Los pequeños y medianos negocios suelen contar con menos personal del que les gustaría, este es otro motivo por el que debes formar a tus empleados para hacerlos polivalentes y que puedan desenvolverse cubriendo la ausencia temporal de algunos de sus compañeros.

Invierte en un equipo fijo cualificado

Cierto es que existen puntas de trabajo donde es preciso contar con mano de obra de apoyo pero esta forma de trabajar implica ir en función de la demanda y navegar en función de los vientos de la estacionalidad. Pero, ¿hay alternativa?. La alternativa existe y resulta ser mucho más productiva. Toma el timón de tu negocio y rodéate de personal fijo cualificado para todo el año. En las épocas de mayor producción darán la talla mejor que los temporales y en los meses de menor demanda te ayudarán a equilibrar esos valles de trabajo remando en busca de alternativas. Este aspecto no es válido para todos los modelos de negocio pero es interesante que te lo cuestiones.

El feedback del cliente, el auditor gratuito

Mira a tus clientes no sólo para suministrarles tus productos y servicios sino también para detectar los posibles errores que estás cometiendo y obtener de ellos las mejores ideas para mejorar. Además tu preocupación por mejorar les transmitirá un plus de calidad con respecto a tus competidores. Elige las redes sociales o formularios de calidad para saber más sobre como mejorar tus procesos productivos.

No lo pienses más y haz que este año suponga un punto de inflexión en la dinámica de tu empresa.

Si te ha gustado compártelo 🙂

Deja tu comentario