El buzoneo aún es una opción atractiva

Existen muchos servicios difíciles de evaluar, y el buzoneo es uno de ellos. De hecho, es muy susceptible de realizarse mal. Por eso, en este post queremos recordar a las Pymes que cosas deben tener en cuenta a la hora de contratar este formato.

El buzoneo puede parecer una práctica anticuada, pero aún tiene mucho que ofrecer.
Buzoneo : ¿Desarrollamos esta técnica correctamente?

¿Buzoneo, hoy?

Así es. Esta técnica puede haber perdido eficiencia. O al menos eso parece, dado el predominio de los medios digitales. Pero nada más allá de la realidad. El buzoneo sigue siendo una buena alternativa a negocios cuyo público objetivo no twittea, ni lee blogs. Un público que lee la prensa. Que recoge la publicidad de su buzón. Un público que también busca una oferta o una oportunidad, pero no lo hará en la red.

¿Que debo tener en cuenta?

Aunque se escuchan rumores sobre las desventajas del buzoneo, es una técnica más que útil. Sobre todo para pequeños negocios según su ubicación, y sobre todo, retailers. De hecho, este tipo de publicidad puede marcar la diferencia en este tipo de empresas. Y teniendo en cuenta estos factores que explicamos a continuación, puede que no solo ayude a pequeños negocios.

El mensaje: La clave

Por supuesto, no hay nada más importante que un mensaje claro, conciso y lógico. Puede que muchas cosas fallen, pero un buen mensaje nunca lo hace. Incluso puede salvar otros aspectos menos conseguidos, como el diseño o la elección del formato. Por eso, debemos elegir bien que es lo que queremos decirle a nuestro público. Y por supuesto, debemos elegir el cómo transmitírselo, ya que avanzamos a un mundo donde vemos más, pero leemos menos.

El formato y el diseño: Atractivo físico.

Los formatos tipo folleto, como dípticos y trípticos, son los más utilizados y eso tiene un porqué. El precio de este tipo de formatos puede ser muy interesante para una Pyme, y además permite introducir bastante información que será visible. Pero que este sea el formato más usado, no debe coartar nuestra creatividad ni nuestras opciones. De hecho, existen otros muchos formatos que pueden ayudarnos a impactar al lector y crear así ese deseo de visitarnos. Por ejemplo, el sampling, con muestras que el público pueda probar, pueden ser una posibilidad a tener en cuenta.

No debemos subestimar la capacidad de atención de un buen diseño. Fotografías de calidad, y claridad y lógica en el mensaje son claves para el éxito. De hecho, insistimos en la combinación de ambas, ya que se dan casos de grandes diseños con mensajes muy poco comprensibles y viceversa.

Localización del reparto: Elige bien.

A menudo, elegimos este aspecto en función de nuestro público objetivo. Es decir, que se buzonea por zonas donde este vive. Otras veces se elige la zona en función del área de influencia de nuestro negocio, normalmente situada en sus alrededores. Ambas opciones son apropiadas, pero recuerda que combinándolas, podrás obtener un alcance mayor. Si hemos elegido la opción de buzoneo selectivo, debemos tener en cuenta el método, ya que existen serias diferencias entre por ejemplo, parabrisear una universidad o un centro comercial, y entregar en mano en una zona céntrica de la ciudad.

Repartidores: Una elección delicada.

Por último, debemos elegir que empresa hará el reparto del material. Esta elección es tan importante como las demás, ya que aquí se puede decidir si nuestra publicidad surtirá verdadero efecto. Es importante transmitir a la empresa que se encargará de esta tarea cual es nuestro objetivo, ya que todo el plan puede torcerse si el reparto no se hace correctamente. Todos conocemos malas prácticas, aunque sea como público y por eso tenemos más posibilidades de evitarlas, realizando cierto control sobre esta tarea. Además, gracias a la tecnología, podemos ampliar ese control sobre el buzoneo en sí.

 

 

 

 

 

Deja tu comentario